Sunday, August 09, 2015

¿Qué es la Arcilla? Capítulo 1º.

La arcilla es para la cerámica el eje central de su existencia. Este mineral tiene la excelente propiedad de dejarse moldear cuando se mezcla con agua. Aunque las arcillas se encuentren en casi toda la superficie terrestre, sus propiedades varían significativamente dependiendo de la zona donde las hallamos. Algunas se pueden utilizar tal como se extraen, mientras que otras deben ser purificadas y mezcladas para hacerlas moldeables.

Una arcilla es un material natural, terroso y de grano fino que al humedecerse con agua adquiere plasticidad.

Antes de hablar de la naturaleza de la arcilla es conveniente recordar que se trata de un material de origen natural, formado a través de procesos geológicos. La arcilla no tiene una fórmula determinada y todos los tipos existentes son mezclas de minerales con una elevada proporción de “minerales arcillosos”, como la caolinita.

Captura
    

Propiedades físicas de la arcilla:

El valor real de la arcilla, lo obtiene únicamente después de su cocción, que es la que determina la futura utilización de los objetos. Las arcillas son por lo general untuosas al tacto y su fractura suele ser brillante; la coloración varía y puede ser blanca, gris, castaña, roja y en ocasiones negra, y suele deberse a la presencia de materiales extraños tales como el óxido de hierro o de titanio, el carbón, etc., los cuales pueden modificar la calidad y el destino de la arcilla.

En contacto con el agua, las arcillas se ablandan y aumentan de volumen, absorbiendo el liquido poco a poco. De modo opuesto, las arcillas húmedas se endurecen al contacto con el aire, a la vez que su volumen va disminuyendo con la desecación.

A esta reducción del volumen provocada por la perdida del agua se le llama merma y se efectúa en dos tiempos: el agua superficial de la arcilla desaparece en contacto con el aire y a temperatura ambiente, el agua física, desaparece a 120ºc., en cuanto que el agua química o agua de constitución, lo hace entre 500ºc. y 700ºc. Alcanzada esta última temperatura, la arcilla se hace dura y pierde su poder de ligazón.


Captura2
   

Procedencia de las arcillas y los caolines:

Una elevadísima proporción de las rocas que forman la corteza terrestre son del tipo denominado feldespático ( el granito es el ejemplo más conocido), es decir, que contienen en proporciones variables un mineral denominado feldespato. Allí donde ha sido sometido a la acción del agua, este mineral sufre determinados cambios uno de los cuales se denomina “caolinización”. En el transcurso del tiempo, las rocas feldespáticas se descomponen formando depósitos de caolín, material que a su vez interviene en la formación de muchas arcillas. Por lo general estos depósitos contienen impurezas que han sido arrastradas por las aguas. Sin embargo en algunos lugares la caolinización no se produce por efecto del agua en movimiento, sino por la acción del vapor caliente que emana del interior de la tierra. La caolinización resultante de este proceso denominado “hidrotérmico”, produce unos depósitos de caolín muy puros, como los yacimientos de caolín de Devon y Cornualles en Gran Bretaña y los de Carolina del Norte en Estados Unidos.


Captura3
 
Corte geológico en el que se observa la formación de una arcilla sedimentaria “A” y un caolín “K”, a partir de la descomposición del feldespato que procede del macizo de  roca granítica “G”.
 


Al disgregarse un feldespato o una roca de la misma naturaleza como consecuencia de la erosión, las partes alcalina y calcáreas, relativamente solubles en el agua, son arrastradas por esta, y solo quedan la alumina y la sílice, una parte de las cuales se descompone a causa de reacciones químicas. El resto, sometido durante mucho tiempo a la humedad, se hidrata. El resultado de esta descomposición es la caolinita.



Fin del capítulo 1º; n el próximo capítulo:
  • Grupos de arcillas.
  • Constitución mineralógica.
  • Propiedades de la arcilla.

No comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...